10.6.13

La generación apabullada


Dicen que somos la generación perdida. Yo creo que somos la generación del encuentro.
Ocurre que el infinito flujo de información que recibimos diariamente nos atonta, nos apabulla y nos confunde. No hemos perdido la posibilidad de hacer grandes cosas, de vivir siendo felices, hemos perdido la posibilidad de entender el mundo en el que vivimos.
Esto pasa por que en un instante (20 años) el espacio personal de cada nuevo ciudadano ha crecido infinitamente(Internet), reduciendo el tamaño del planeta de forma considerable. Ya no se trata de que pueda ir a cualquier país del mundo en menos de un día, se trata de que puedo trabajar en él viviendo donde yo quiera. Esto, que es la primera ves que ocurre en la historia de la humanidad, los jóvenes de mi "generación perdida" conocemos pero aun no hemos interiorizado. Nos sobrepasa, nos sobrecoge y nos confunde.
Aun así estamos empezando a vivir un empoderamiento activo y progresivo. Seguimos viviendo bajo los techos de nuestros padres, de los mass media, de las empresas jerarquizadas, de las tardes de peloteo a los amigos, de las cenas del aparentar y las conversaciones insípida, sin embargo, se siente cada vez más un rechazo general al establishment y a sus imposiciones.
Nos llaman la generación perdida y no se dan cuenda de que lo que ocurre es que llegamos a un mundo donde todo nos ha sido impuesto. Cuando llegamos aquí ya había una constitución que jamás pude votar ni valorar. Cuando llegamos aquí, ya existían las grandes instituciones a las que venerar (iglesia, gobierno, clubs de futbol). Incluso, cuando llegamos ya estaba creado el gran sueño que íbamos a perseguir para ser felices.
Nuestro camino había sido diseñado antes siquiera de que naciéramos, y eso es algo que nuestra generación jamás permitirá, por eso la llamáis perdida. Necesitamos apoderarnos de nuestras vidas y construir el mundo en el que queremos vivir. Construirlo, no solo luchando y protestando, sino dando ejemplo. Tenemos que aprender a vivir tal y como pensamos.
No somos la generación perdida, somos la generación del cambio, de la consciencia propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario