8.12.09

Palabras sin sentido...


Un día, sin saber como, el alegre cantar de la lluvia desaparece, dejando en su lugar un desagradable olor a vacío, a sequía. Apático, sin ganas de nada, desilusionado con la vida y con la gente que te rodea, todo empieza a carecer de sentido. Y aunque sabes que no es más que otra mierda de etapa, te toca los huevos que las cosas tenga que ser como son. No es justo que siempre tengamos que luchar tanto por todo. Cansa. Te hace plantearte si estas dispuesto a vivir clavado a una cruz por algo que quizás carezca de sentido. (Evidentemente ridículo)

Son las 7 de la mañana, y aunque me caigo de sueño, no quiero dormirme, busco en mi mismo algo que le de sentido a las cosas y no encuentro más que críticas, inconformismo y algo de rabia contenida que ni siquiera se de donde sale. No quiero dormirme con la sensación de que una noche más quedará en el olvido, una noche más que no habrá merecido la pena en ningún sentido, otras 24 horas guardadas bajo llave en un cajón perdido.
Hoy, finalmente, he encontrado las palabras, pero cuando las hojas se queden en blanco, poco podré hacer. Al final de este día, solo he conseguido rescatar estas lineas. Ellas son el último brillo que queda en mi habitación.

12.10.09

Una historia de amor...


Segunda parte...

Mi vida había llegado a un punto de vital importancia, y yo había tomado una decisión sin demasiados miramientos, casi despreciándola por no tomarme un minuto para pensarlo.
Aquel hombre se quedó mirándome en silencio, parecía sorprendido por la seguridad de mi respuesta. Me preguntó como podía estar tan seguro, y yo le respondí que desde el primer minuto había entendido la metáfora.
- Bien amigo, en ese caso voy a invitarte a que pases la noche con nosotros, creo que te lo has ganado a pulso. ¿Sabes jugar al poker?- Yo asentí con la cabeza. - Pues toma asiento y coge esos trescientos que habéis dejado antes. Ilyich, vete a buscar a Perse, esta noche va a ser nuestra camarera.- El mismo que antes había ido tras mis amigos, se levantó nuevamente para volver diez minutos después con aquella chica que tanto me había impresionado- Mi nombre es Iósif y este a mi derecha es Wilhelm. Relájate, creo que te lo va a pasar muy bien.
Estuve muchas horas sentado con ellos jugando al poker, bebiendo y consumiendo todo a lo que fui invitado. Ya no sabía si era de noche o de día, había perdido la noción del tiempo y del espacio. Solo la química me hacía mantenerme medianamente lúcido. Ellos me contaron que eran los cabecillas de una pequeña mafia que se dedicaba a la trata de blancas, a la venta de varios tipos de droga e incluso al tráfico de armas. Resulta que no solo trabajaban allí, sino que también tenían negocios en Francia y Alemania. Había conseguido introducirme completamente en el grupo, me habrían respondido a cualquier pregunta sin objeciones.
Durante la noche, las chicas pasaban por allí de vez en cuando para animar un poco la partida o para complacer algún que otro caprichito nuestro. La habitación parecía una escenificación barata del mismo infierno, solo le faltaba el ambiente rojizo y el fuego, aunque a mi me seguía intrigando profundamente aquella chica. No dejaba de observarla.
Cuando Iósif se dio cuenta de ello, me dijo que ella era lo único que no podía ofrecerme, ya que no había elegido la mano izquierda.
- Que no la eligiera, no significa que no me guste. Solo significa que no era la elección que yo quería. ¿Puedo hacerle una pregunta?- El asintió.- Perse, ¿cual es tu nombre completo?
Ella me respondió que era Perséfone, pero que en realidad solo era el apodo para trabajar.
- Si lo llego a saber antes, posiblemente habría elegido la otra mano, aunque dudo que el jefe sepa algo de mitología griega.
- Me ofendes amigo, se lo suficiente de mitología, pero las chicas nunca dicen su nombre, es una norma del bar. Si la conocieras, sabrías por qué le pusimos ese apodo.- Yo le respondí que algo de eso había intuido horas antes.
Muchas horas después terminamos la partida, había pasado la noche más impresionante y bestia de mi vida, nunca había vivido una fiesta igual, ni una experiencia similar. Había bajado al infierno y subido al cielo varias veces. ¿Que más podía pedir.?
- Bueno chico, hemos terminado, no tengo nada más que ofrecerte.- Yo levante la cabeza, respiré hondo y le mire con cara de agradecimiento.
- Gracias por este final, yo no lo habría planeado mejor.
- No hay de que, la verdad es que me has acabado cayendo bien. Estoy empezando a arrepentirme de tu elección. ¿No lo has hecho tú?
- Yo lo tenía claro desde el principio. Hazlo ya.
Iósif cogió el arma de la mesa, me apunto a la cabeza y me disparó justo en la frente.

El hombre, es un su locura, ha creado una sociedad esquizofrénica y todo lo que me ha pasado esta noche y en general en mi vida, no es más que una consecuencia de ello. Sin embargo, el destino me ha hecho el mayor favor que podría hacerme. Se acabaron las mentiras, se acabó la desesperación, las responsabilidades y las preocupaciones. Se acabó el miedo, se acabó el aburrimiento.
Se acabó el querer morirse...

1.10.09

Una historia de amor...

Primera parte...

Eran aproximadamente las 8 de la tarde en aquel país del este de Europa, nos habíamos bebidos unas cervezas y en un acto de locura, decidimos coger el coche, llenar el deposito de gasolina y conducir sin rumbo hasta que alguna señal del cielo nos indicara el camino a seguir. Creo recordar que íbamos bien equipados para pasar una noche llena de emociones fuerte; un bolsita de naturaleza que anestesia la mente, otra, que gota a gota hace que tu lengua galope veloz, unos frutos de la tierra que te hacían volver a los cuentos encantados de la infancia y finalmente, dos botellas del depresor más desinibidor que se ha inventado.

Mientras conducíamos a una velocidad superior a la permitida y después de habernos bebido más de una botella y probado alguna de las sustancias alterantes de la realidad, un destello en el horizonte nos hipnotizó por completo. Era la señal que habíamos estado esperando, aunque al llegar allí supe que ningún otro destino podía habernos tocado. Al aproximarnos a la puerta pude leer en unas letras rojas y luminosas: La Cueva Del Vampiro.

Nos bajamos del coche en aquel aparcamiento de tierra que olía a película de los 70´s. Al pasar por debajo de la puerta de la entrada, tuve esa sensación que tengo, cuando se que una noche no va a ser normal.

El bar era la típica taberna cutre. Revestida de madera carcomida por los años y con unas luces muy tenues que evitaban ver lo asqueroso que estaba el lugar. Curiosamente, estaba completamente vacío. Solo el camarero detrás de la barra y una mesa de atractivas señoritas al fondo daban vida al ambiente. Evidentemente decidimos sentarnos cerca de ellas y pedir unos cuantos whiskys. El camarero, nos miró con una sonrisa que solo llegué a comprender unos minutos después, cuando me percaté de que las chicas nos miraban con un asombroso descaro. Nosotros no eramos ningunas bellezas, así que llegue a la conclusión evidente de que estábamos en un prostíbulo. Conociendo a mis acompañantes, tuve la certeza de que íbamos a estar allí un buen rato.

Antes de que nos pusieran las copas, tres de la chicas ya se habían sentado con nosotros. Olíamos tanto a extranjeros que directamente nos preguntaron de donde eramos. En no más de 15 minutos, ya teníamos la mesa llena de drogas. Eramos los reyes del mambo. Tres tíos duros bastante pasados, rodeados de chicas guapas. ¿que más se podía pedir?

Todo marchaba perfecto, hasta que paso lo inevitable.

- Buenos chicas, ¿cual es el precio? Las tres sonrieron tímidamente y miraron al camarero.

- Trescientos...- Dijo mirándonos a los tres desde dentro de la barra.

A mi me pareció algo caro, pero las manos de las chicas por debajo de la mesa ya habían contribuido a que fuéramos cuesta abajo y sin frenos. Es imposible luchar contra el destino, y más aun contra uno mismo...

Entramos por una puerta que estaba en la pared del fondo, al lado de los mugrientos baños, que nos introdujo en una zona totalmente distinta. Al caminar por el pasillo, me sorprendió ver que existía mucha más vida en la trastienda de aquel local. No pude orientarme correctamente, por que era mucho más grande de lo que había imaginado y además me empezaba a costar caminar derecho. Después de unas escaleras hacia abajo y dos giros a la izquierda, llegamos a una gran habitación, en la que estuvimos durante una hora honrando a la naturaleza por haber inventado un medio de reproducción tan placentero. Durante aquel rato, una de la chicas me pareció asombrosa. Me percaté de que a pesar de su temprana edad, había vivido cosas muy duras en su vida. Era como si pudiera ver más allá de las paredes, y además tenía ese algo de tía dura y liberal que siempre me había gustado. Era como si fuese capaz de romperte la boca en cualquier momento, y además pudiera entender las cosas más profundas de la propia existencia humana... Me sentía como si estuviera ante un ser superior.

Exhaustos, desaliñados y algo más colocados que antes, salimos de la habitación tras las chicas, que nos llevaron a otro pequeño bar en la parte trasera, donde cuatro hombres jugaban a las cartas.

- Tenéis que pagarles a ellos, nosotras nos vamos. Al otro bar se va por esa puerta- nos dijo una de ellas señalando hacia la derecha.

Al acercanos, pude ver que había un arma sobre la mesa. Pusimos los trescientos euros sobre el tapete, dijimos adiós y nos dimos la vuelta con la intención de marcharnos.

- Un momento, aquí solo hay 300 euros.

- Es lo que nos dijo el camarero- respondí.

- Si, pero 300 por cabeza.

Los tres nos miramos para cerciorarnos de que no teníamos ese dinero.

- Lo siento amigo, pero no tenemos tanto dinero.- El mayor de ellos, dejo las cartas sobre la mesa, levantó la cabeza y empezó a acariciar lentamente el arma con la mano izquierda.

- Yo no soy tu amigo, y espero por tu bien que eso no sea verdad. No hay nada que odie más que tres estúpidos extranjeros que no sean capaces de pagarse sus propios vicios.

En el momento en que me disponía a responderle, uno de mis amigos me rozó la espalda y ambos empezaron a correr. Yo me quedé totalmente petrificado por el miedo. Aquel hombre levantó su arma y me apuntó directamente a la cabeza. Un segundo después ordenó a otro que siguiera a mis amigos.

- Lo siento chico, pero creo que estás un poco jodido. No tengo ni puta idea de como podrías salvarte de esta.- Se quedó un rato en silencio, mirándome fijamente, yo no podía evitar temblar, estaba realmente acojonado y además seguía bastante colocado.

Después de 5 minutos de silencio, el otro tío volvió y se sentó junto al jefe diciéndole algo al oído.

- Bueno chico, en vista de los hechos, voy a dejar que seas tú el que decida tu destino.- Se metió la mano en el bolsillo y sacó dos cosas.- En la mano izquierda tengo una foto de la chica con la que has estado esta noche. ¿Te ha gustado verdad? En la mano derecha, ese otro vicio que por lo visto también te gusta bastante. Uno representa la muerte, el otro, la vida. Piensatelo muy bien chico, por que el espacio que separa la vida de la muerte no es más que la distancia que hay entre mis manos. ¿Sabes que mano es la adecuada?

En aquel momento dejé de temblar, se me paso el miedo, junto con todos los pensamientos de la cabeza, lo tenía clarísimo. Lo miré con cara de satisfacción y le dije:

Elijo la derecha...

CONTINUARA

20.8.09

El sueño del indeciso


Es posible que el ser humano necesite la compañía de otro ser en el que confiar plenamente a lo largo de su vida. Hay determinados momentos en los que la necesidad es capaz de superarte.

Curiosamente más de 6 meses después, sueño con ella. Sigo pensando en ella. Me molesta despertarme, por que por un instante pensé que volvía a estar cerca de mi. En el sueño, mi retorcida mente me situaba en una cama, en una habitación, con ella, mi mejor amigo, y otra chica. En un momento, los cuatro nos besamos, ella con él, y yo con la otra chica. "Parece que me empeño inconscientemente en darme celos a mi mismo de la forma más dolorosa". Tengo la sensación de que algo intenta decirme que me equivoque, y parece que la vida no hace más que afirmarlo.
Después de ese único beso iniciado por mí, no soy capaz de soportarlo y reacciono de alguna forma. No recuerdo cual, solo se que seguidamente nos levantamos(yo y ella) y nos fuimos. No se a donde, ni como, pero infinidad de palabras y pensamientos inundaron ese momento, dejándome simplemente, un recuerdo de intensidad y pasión, más importante que las propias palabras que pronunciamos, pues en mi, suenan a lo mismo de siempre.
La conclusión lógica sería pensar que la echo de menos y que daría lo que fuera por volver a besarla, a tocarla, pero la eterna lucha interior que siempre he tenido sale a flote con el simple pensamiento de volver al pasado. Es curioso, pero me e equivocado miles de veces en mi vida, y la primera vez que me habría gustado equivocarme, el destino me hace coincidir con la mujer más maravillosa que he conocido, y no contento con ello, ella se enamora locamente de mi.
Me entristece pensar que, si ella no me hubiese demostrado cada día lo increíble que era, si ella no hubiese sido más que un romance pasajero, un noviazgo adolescente, yo ahora sería más feliz.
No se de donde surge ese inconformismo, esa necesidad de cambio, esas ganas por conocer cada vez más cosas nuevas, experiencias, personas. En cierto modo me hace sentirme orgulloso de mi mismo, eres un luchador, me digo, tiene que existir algo mejor, no te canses, sigue buscando, el paraíso es posible, "la perfección" existe, no puedes elegir el camino fácil, tu no eres así.
Supongo que ha pasado poco tiempo, y tengo la esperanza de que algún día ella se marche de mi cabeza como creo que yo he hecho de la de ella. Pero lo cierto, es que a pesar de mantener con relativa frecuencia relaciones con otras mujeres, ninguna de ellas me ha hecho sentir ninguna atracción que no sea puramente sexual, algunas incluso ni eso.
¿Tan complejas somos las personas, que vagamos por el mundo dejándonos llevar por los senderos de la casualidad y la suerte por no ser capaces de tomar una puta decisión a sabiendas de que no es la idónea? ¿Existe esa decisión?
Soy consciente de que parece existir gente que lo ha conseguido, pero creo que esa espinita inconformista la sufrimos todos, en mayor o menor medida. Es posible que estemos aquí con el único fin de sufrir, de vivir de la mejor forma que podamos, pero yo me niego a pensar que no puedo cambiar este injusto y repugnante mundo en el que vivimos.
Si pensara así, lo dejaría todo.

Escritos sacados del baúl de los recuerdos...

3.8.09

Incertidumbre, cuestiones y cábalas.

Hoy voy a dejar volar la imaginación intentando ver el mundo al revés...

Todas los conceptos que a continuación se expresarán no son más que “incertidumbres, cuestiones y cábalas” que fomentan las más ridículas e insostenibles teorías conspiratorias sobre el transparente mundo de la “política” y la economía mundial.

Cuando se realiza una investigación criminal, el objetivo primordial de la policía es encontrar las piezas del puzzle que no encajan, desde el momento en que algo no tenga sentido, la investigación puede dar un estrepitoso giro, convirtiendo, por ejemplo, al asesino en víctima o a la víctima en una consecuencia. Todo puede cambiar si algo carece de sentido.

Hace unas cuantas décadas, a un inteligente señor se le ocurrió la magnifica idea de comprar los derecho de impresión de los billetes en EEUU. La fabricación del dinero dejo de ser una cuestión del estado y pasó a formar parte del ámbito privado. En ese momento, de noche, con mucho sigilo y sin que nadie se diera cuenta, la ventana por la que veíamos el mundo se cerró y en su lugar fue pintado un paisaje prácticamente igual. Un paisaje que nunca cambia, y que simula una realidad inventada. (maldito Platón)

Un día, a raíz de no comprender las ideas políticas del señor Bush, se me ocurrió la estupidez de dejar de ver la tele y de leer periódicos. En ese momento, millones de preguntas inundaron mi cabeza, no entendía nada y sigo sin hacerlo. Me sorprendió comprobar que la mayoría de piezas del puzzle no encajaban en ningún lado.

- ¿Porque elegir presidente del gobierno a un señor con fama de alcohólico-cocainómano que nunca había tenido éxito en sus negocios? Un señor que justo después de su elección se pasó varios meses de vacaciones en su rancho de Texas. Un señor que se quedo sentado en su silla durante 15 minutos, leyendo un cuento, cuando le contaron que dos aviones se habían estrellado contra las torres más importantes de su país... (¿a caso sabía que iba a pasar?) ¿Sería posible que el señor George W. Bush fuera el Homer Simpson de turno? De repente me quedé sin puzzle...

¿Sería también una coincidencia que un abogaducho de color salido de la nada consiguiera la mayor recaudación de la historia para la campaña de las elecciones americanas?. Tengo la teoría de que todos los pobres negritos del Bronx hicieron una colecta para recaudar los más de 600 millones de dolares que consiguió el demócrata. Pero me resulta más fácil pensar que la esperanza para el pueblo se relaciona con la novedad, la juventud y el cambio (que inteligente es D.R.) Y ahora resulta que Homer Simpson es negro...

- Al cabo del tiempo, me di cuenta de que investigando mínimamente sobre cualquier tema de actualidad podía llegar a estrambóticas conclusiones que, con toda seguridad resultaría totalmente falsas. Por ejemplo, me extrañó muchísimo que los máximos inversores de American Airline vendieran todas sus acciones 15 días antes de los atentados del 11-S, o que las torres gemelas fueran vendidas a un tío poco antes de los ataques. Este tío,lo primero que hizo, fue conseguir un seguro anti-incendios que triplicaba el valor de las mismas. ( aquí, el que no corre vuela) También es curioso que nadie trabajara en el Pentágono cuando se produjo el ataque del supuesto boing, que tuvo que esquivar infinidad de edificios a 700 kilómetros por hora, para evaporarse en el momento de la colisión sin dejar el más mínimo rastro de fuselaje. En fin, cábalas sin sentido...

- La gripe A es otra de esas piezas que no encajan. Primero, ya hace un par de años, me resultó muy curioso que aquella pandemia mundial que iba a ser la gripe aviar se quedara en nada, luego recordé que la enfermedad de las vacas locas solo nos hizo dejar de comer carne vacuna durante algunos meses. Y ahora, una gripe producida por un “cerdo”. Al volver a ver el terror sensacionalista producido por los medios de comunicación, pensé en que no teníamos que preocuparnos, por que el gobierno, hacia unos años había comprado el famoso Tamiflú en cantidades industriales y lo conservaba en los almacenes. Otra estúpida idea apareció de algún blog de Internet. Resulta que el propietario de la empresa farmacéutica que tiene los único derecho para crear el medicamento es el señor Donald Ransfel. Como sabréis, uno de los miembros del gobierno de Bush. Este señor se enriqueció vendiéndole su medicamento a los gobiernos de todo el mundo. Esperemos que no se lo halla gastado todo, no sea que en un par de años no nos dejen comer pescado...

- Por último, no me iba a marchar sin hablar del gran cáncer de este mundo; las guerras...

Las guerras han perdido su propio significado, ya no se trata de quien gana o quien pierde, ahora se trata de tener una buena excusa para que los gobiernos puedan gastarse billones de dolares de los banco centrales(nuestros impuestos), en comprarle pistolitas a las multinacionales armamentísticas. Ese es el motivo por el cual, EEUU lleva desde hace tanto tiempo saltando de una guerra a otra, sin importarle donde ni porqué. El objetivo es que la guerra dure el máximo tiempo posible. Por eso la guerra de Vietnam duró tanto y por eso las guerras de Iraq y Afganistán no se acaban nunca. Yo soy de los que prefiero pensar que tenemos la suerte de contar con un superheroe norteamericano que nos salva de todos los malos que van apareciendo por el mundo...

Podría seguir escribiendo durante horas sobre porque se permite a multinacionales como Nike explotar a niños del tercer mundo, o porque la educación en los países desarrollados cada vez es más nefasta, o porque el cine ya solo busca el entretenimiento, o porque creemos que Chavez es un dictador a pesar de que haga negocios con España, o porque EEUU está detrás del golpe de estado en Honduras, o porque nada de esto sale nunca en los medio de comunicación,... pero creo que me voy a coger la toalla y me voy a ir a la playa, no sea que acabe creyéndome toda esta sarta de mentiras...



23.7.09

Necesidades sísmicas del ser humano.


Que extrañamente cambiante puede llegar ser la existencia...

Un día te despiertas por la mañana sin saber que cuando el sol se ponga, tu vida habrá cambiado. No suele pasar a menudo, pero esos movimientos sísmicos consiguen desestabilizar unos cimientos que hasta ahora parecían inamovibles. Tenemos la fea costumbre de creer que lo sabemos todo, de creer que siempre tenemos razón. Deberíamos dar gracias a la vida, por sacudirnos de vez en cuando y demostrarnos que absolutamente todo es posible.
Ya sea por las vicisitudes del camino o por la aparición de un nuevo e interesante personaje en la novela que es nuestra vida, estas vibraciones (si supiéramos asimilarlas adecuadamente), podrían abrir nuevamente el debate sobre la ética de nuestro comportamiento diario, el debate sobre lo que hacemos con nuestras vidas y porqué lo hacemos.
Si tienes suerte, el terremoto duele tanto, que termina haciendo que le cojas cariño al dolor y acabe formando parte de ti, cual perrito fiel y cariñoso al que nunca echarías de tu lado, pues está ahí para recordarte que el tiempo no cura las heridas, simplemente te enseña a vivir con ellas.
Hoy me has recordado nuevamente que debo tener esperanza en que aun existan personas que puedan enseñarme cosas sin que tenga que pagarles por ello. Me has recordado que la realidad no existe eternamente, sino que depende del momento y del lugar, y por tanto podemos manejarla a nuestro antojo, me has recordado quien era aquel niño con una confianza ciega en si mismo.
Hoy, gracias a , he podido salir de mi propio cuerpo y observar mi vida desde las alturas, como el águila que observa el comportamiento de su presa, con ojo clínico y calculador, con la mente fría y despierta, sin ningún tipo de reparos ni peros pusilánimes... Como cambiaría el mundo si todos pudiéramos levantar el vuelo de esta forma.
Ahora, los cimientos son mucho más fuertes y rígidos, pero no me cabe duda de que volverán a tambalearse como naipes. Por mi parte, estoy deseando que ocurra...

Gracias extraña desconocida, por haber cambiado, una vez más, mi vida.
Sin movimiento, no se que de mi sería...

2.7.09

"Instantes" de Borges.


Si pudiera vivir nuevamente mi vida,

en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años...
y sé que me estoy muriendo.


A veces es reconfortante comprobar que tus pensamientos no son únicos ni originales...

25.6.09

Esclavo de la intensidad


Después de un largo periodo de reflexión, tengo la costumbre de reactivar en mi cabeza, el chip de la inconsciencia. Algo, que consigue que pueda olvidarme de todos los problemas y de todas las responsabilidades. Durante un periodo de tiempo, puede pasar cualquier cosa, y si no sucede, revuelvo todos los conceptos establecidos para sacar nuevas y sorprendentes vivencias. Y es que recientemente he vuelto a tener tiempo de poder fijarme en el mundo, teniendo incluso la posibilidad de que mi imaginación lo moldee a mi antojo.
Creo sinceramente que sin esta absoluta desconexión, no podría hacer lo que hago el resto del año. Soy como una ola del mar que emerge y se sumerge continuamente, cambiante en todo momento, con el fin de perpetuar el movimiento. El péndulo, que solo puede alcanzar su punto máximo en un extremo si antes ha llegado al punto máximo del otro. Sin este movimiento oscilante, la bolita siempre estaría quieta, en medio, colgando, inerte, como una polla cansada después de años de rutinario enlace matrimonial.
Mucha gente me dice que hay que sentar cabeza, y que resulta infantil no hacerlo. A mi por otro lado, me resulta infantil querer vivir una vida escrita y reescrita miles de veces, una vida de catálogo, sin pasión, emoción ni variación. Felices incomprensiblemente dentro de nuestra propia mentira hasta que no podemos esconder más el hecho de que nos habíamos equivocado. “El resultó ser mujeriego y muy alcohólico, o ella una zorra posesiva y manipuladora.” Evidentemente, la historia acaba mal, por que nada es lo que parece, ni al principio, ni al final.
Todo lo que creemos saber, es mentira. Lo que de verdad importa, pasa por este momento y por este lugar. Cuando el camino se acaba, lo único que permanece son los recuerdos...

26.5.09

¿Hay alguien ahí?

Ayer, mientras perdía el tiempo viendo las noticias, escuché la descripción de la creciente amenaza que nos acecha desde Corea. Es curioso que solo unos pocos días a tras, escribiera una pequeña reflexión sobre la energía nuclear, parece que el mundo se ha dado prisa en responderme. Mientras escuchaba toda aquella tergiversada información, me vino a la cabeza un magnífico diálogo del genial Woody Allen, aquí postrado a la derecha, en Hannah y sus hermanas.

" Te has perdido un programa aburridísimo sobre Auswitch. Unas espantosas escenas de archivo y unos intelectuales desconcertados… hablando de su perplejidad sobre la matanza sistemática de millones. La única razón por la que no han podido contestar a… cómo ha podido ocurrir eso, es que esa no es la pregunta. Conociendo a los humanos, la pregunta es por qué no ocurre más a menudo. Aunque ocurre de forma más sutil.
Hace siglos que no me había sentado delante de la televisión cambiando de canal buscando algo interesante. Constatas la cultura del país. Nazis, vendedores de desodorante, lucha libre, concursos de belleza, entrevistas. ¿Te imaginas la mentalidad de la gente que va a la lucha libre?, ¿eh? Y timadores de tercera que les dicen a los pobres gilipollas que les escuchan que hablan en nombre de Jesús. Y que por favor envíen cuartos, dinero, dinero, dinero. Si Jesús volviera y viera lo que están haciendo en su nombre, se pondría a vomitar. "

He aquí la pura realidad:

Vivimos en un mundo gobernado por la ignorancia, somos tan tontos que no sabemos ni como funcionan la batidora, o la tostadora. (Calienta el pan, ¿que más da como lo haga?) No tenemos ninguna necesidad de que nos saquen de nuestra vida normal, no sea que terminemos descubriendo cosas que nos hagan sufrir. Vivimos constantemente pendiendo de un hilo muy fino, ignorando la altura que nos separa de la realidad, mirando hacia otro lado para no ver la hostia que nos podemos pegar. Con un poco de suerte, llegamos hasta la otra orilla sin caernos y sin enterarnos de que es lo que había debajo mientras caminábamos.

Yo os digo, pobres ignorantes, que la caída siempre llega. La diferencia, en este momento, es que podría llegarnos a todos a la vez.

Hemos dejado nuestras vidas en manos de otras personas, personas que no conocemos y que solo pretenden tenernos tranquilos cual rebaño en su corral. Mientras nos creamos que somos libres todo les irá bien, por que las mejores prisiones, en las que caben más personas, son las que no tienen barrotes, son las del miedo, son las psicológicas. El noventa por ciento de la población mundial que no es pobre del todo, vive con el dinero justo para llegar a fin de mes, si a eso le sumas el constante asedio de terror producido por los medios de comunicación, tienes el alcatraz más grande de la historia. ¿Nos despertará una bomba nuclear? Lo dudo.

Como dice Allen, lo curioso es que no ocurra más a menudo.


16.5.09

Apoteósico Alan Ball...


Las circunstancias de la vida hacen que en ciertos momentos el tiempo se me escape de entre las manos, sin que pueda ni siquiera percibirlo mínimamente. Por este motivo, hoy les voy a presentar a uno de mis "filósofos" preferido, dejándolo a él hablar por mi.


"Me llamo Lester Burnham. Este es mi barrio. Esta es mi calle. Esta es mi vida. Tengo 42 años. En menos de un año habré muerto. Claro que eso no lo sé aún. Y en cierto modo, ya estoy muerto. Aquí me tienen, cascándomela en la ducha. Para mí el mejor momento del día. A partir de aquí, todo va a peor."

"Es genial comprobar que todavía tienes la capacidad de sorprenderte a ti mismo."

"Siempre había oído que toda tu vida pasa ante tus ojos el segundo antes de morir. Para empezar ese segundo no es un segundo en absoluto, se hace algo inmenso como un océano de tiempo. En mi caso aparecía yo tumbado boca arriba en el campo de boyscouts mirando estrellas fugaces, y las hojas amarillas de los arces que flanqueaban nuestra calle, o las manos de mi abuela con su marchita piel que parecía papel. Y la primera vez que contemple el Firebird de mi primo Tony... y Jane... y Jane.... y Caroline..."

"Supongo que podría estar bastante cabreado con lo que me pasó, pero cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo, a veces siento como si la contemplase toda a la vez y me abruma, mi corazón se hincha como un globo que está a punto de estallar, pero recuerdo que debo relajarme y no aferrarme demasiado a ella y entonces fluye a través de mí como la lluvia y no siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi estúpida e insignificante vida. No tienen ni idea de lo que les hablo seguro, pero no se preocupen, algún día la tendrán."

"No hay más que una vida, no hay Dios, ni reglas, ni juicios más que los que tú aceptes o crees para ti misma, y cuando se acaba, se acaba, duermes por toda la eternidad. Se feliz mientras estés aquí."

Este señor es el creador de "American Beauty" y sobretodo de "Six Feed Under." Dos obras de arte que explican la esencia de la vida y que sobretodo esconden la llave que abre las puertas de la felicidad.

A dos metros bajo tierra todo es oscuro, real.
A dos metros bajo tierra la muerte es lo habitual.
A dos metros bajo tierra no existen los prejuicios ni las ideas preconcebidas.
A dos metros bajo tierra no hay lugar para formalismos ni apariencias.
A dos metros bajo tierra cambias tu percepción de todo lo que "conoces".
A dos metros bajo tierra tu vida se transforma.
A dos metros bajo tierra solo se puede ascender...


8.5.09

Una charla con tres interesantes desconocidas...


Hoy he visto a un hombre llorar...

Llorar con desesperación y sin una causa clara, llorar por que lo necesitaba. La angustia que sus ojos desprendían me aterró profundamente. Parecía cansado de luchar contra todo, cansado de ser diferente y de sobrevivir. Pocas veces había visto tantas sensaciones reprimidas salir de esa forma, como si presionaran tanto el pecho que estuviera a punto de explotar.
Ciertas noches aun consiguen sorprenderme. La casualidad quiso que solo yo llegara al final para poder presenciar el desplome de la compostura. La fuerte luz de la mañana ya penetraba entre las viejas ventanas, dejándonos ver el espantoso aspecto que tenia el piso a causa de la fiesta de la noche anterior. Dos cervezas y un paquete de tabaco constituían todas nuestras reservas. No se cual fue el detonante, pero después de unas horas comprendí que era lo de menos. Sus palabras eran desoladoras, no solo por su significado, también en su sonido. Y sus expresiones mostraban a alguien con una vida muy larga. Yo sabía que solo necesitaba que le escuchara, por que a veces, las personas necesitan sentir que hay alguien ahí.
Posiblemente no pueda explicarse lo que ciertas experiencias pueden producir, pero cuando al fin se quedo profundamente dormido, tuve la impresión de que había pasado dos horas mirando a la cara a la tristeza, a la soledad y a la desesperación. Tres lúgubres musas con las que nunca había compartido mesa.
No nos conocíamos de nada, pero estoy seguro de que nunca olvidaré esa cara.

30.4.09

Sobre el principio y el final...

Echo de menos la ignorancia...

Nos pasamos la infancia queriendo ser mayores sin darnos cuenta del maravilloso poder de la inocencia para crear felicidad. Una felicidad pura, sin ningún tipo de influencia ni determinación. No existe ninguna preocupación y crees que nada puede cambiar ese estado de inconsciencia tan agradable. Pero hay algo que siempre lo cambia todo.

A veces pienso que solo vivimos dos momentos en los que se consigue una tranquilidad infinita; la infancia y el momento en el que sabes que llega el final, que ninguna lucha cambiará el destino que nos espera a todos. Es extraño que los extremos en este caso sean tan parecidos y quizás es dramático, pero cuando aprendemos a aceptar que la muerte forma parte de la vida, empezamos a vivir ésta de una manera diferente.

Precisamente, por ese motivo, no entiendo a esas personas que se pasan la vida luchando, trabajando, estudiando, sin dedicarse ni un momento para ellas mismas. Mirar atrás y preguntarte que has hecho con tu vida, tiene que ser una de las peores experiencias existentes. No se me ocurre un pensamiento más desolador que el de avistar el final sabiendo que nada de lo que ha pasado ha merecido la pena.

Nunca debemos perder la oportunidad de ser felices, la oportunidad de reír a carcajadas, la oportunidad de disfrutar cada momento de la forma más feliz posible, por que el sufrimiento llega cuando menos te lo esperas, siempre nos coge por sorpresa, y llega un momento en el que te das cuenta de que es otra de esas cosas que forman parte de la vida. Los años de sufrimiento son aquellos que recordarás más intensamente, son aquellos que te permitirán decir que has vivido y sabes lo que es la vida.

Las burbujas de cristal creadas por los seres que nos rodean para protegernos no duran eternamente, y entre antes seas conscientes de que estas solo en el mundo, más fácil será respirar el aire contaminado de la vida fuera de tu esfera vidriada.


Echo de menos el bello desconocimiento de la realidad.

Echo de menos preocuparme solo por mi mismo en cada momento sin prestar atención a nada más.

Echo de menos aquel mundo que consistía en la diversión, en el entretenimiento y en satisfacer las necesidades básicas de mi propia persona.

Echo de menos la falta de responsabilidad sobre mi existencia.

Echo de menos no ser culpable de nada.

Echo de menos no poder joderme mi propia vida a conciencia.

Echo de menos la inconsciente y complaciente infancia...


Es paradójico, pero en mi opinión, solo el sufrimiento puede hacer que lleguemos a ser felices de verdad, y darnos cuenta de todo lo que echamos de menos solo debe ser una forma de saber por lo que tenemos que luchar. Como ya sabréis, siempre seré un niño grande...

26.4.09

Sabias palabras de Arturo Pérez-Reverte...


Una vez hemos descubierto, gracias al sufrimiento, que estamos atrapados, podemos empezar a quitarnos la venda de los ojos (ese espantoso vestido rojo que nos oprime el corazón y nos cierra la mente) para ver como funcionan las cosas de verdad.

Solo es necesario tener interés, pues existen unos poco seres que ya la conocen y llevan mucho tiempo contándola. El siguiente articulo del señor Reverte titulado "Los amos del mundo" y que se publicó en 1998, es una profetisación asombrosa de la actual "crisis económica."
Gracias señor Reverte por tener los ojos tan abiertos hace tanto tiempo...


Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en sus manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del computador, su futuro y el de sus hijos.

Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro en nombre de un tres punto siete, o un índice de probabilidad del cero coma cero cuatro.

Usted no tiene nada que ver con esos fulanos porque es empleado de una ferretería o cajera de Pryca, y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster en Tokio, o al revés, van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall Street, y dicen en inglés cosas como long-term capital management , y hablan de fondos de alto riesgo, de acuerdos multilaterales de inversión y de neoliberalismo económico salvaje, como quien comenta el partido del domingo.

Usted no los conoce ni en pintura, pero esos conductores suicidas que circulan a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día menos pensado, y ni siquiera le quedará el consuelo de ir en la silla de ruedas con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro público, pese a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos expertos en el dinero de otros. Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo. Porque siempre ganan ellos, cuando ganan; y nunca pierden ellos, cuando pierden.

No crean riqueza, sino que especulan. Lanzan al mundo combinaciones fastuosas de economía financiera que nada tienen que ver con la economía productiva. Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con humo, y los poderosos de la Tierra pierden el culo por darles coba y subirse al carro.

Esto no puede fallar, dicen. Aquí nadie va a perder. El riesgo es mínimo. Los avalan premios Nóbel de Economía, periodistas financieros de prestigio, grupos internacionales con siglas de reconocida solvencia.

Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la unión de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el consorcio euroasiático, y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría en la aventura, meten viruta por un tubo, y luego se sientan a esperar ese pelotazo que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados.

Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no se encuentran todos los días. Y aunque ese espejismo especulador nada tiene que ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle, todo es euforia, y palmaditas en la espalda, y hasta entidades bancarias oficiales comprometen sus reservas de divisas. Y esto, señores, es Jauja.

Y de pronto resulta que no. De pronto resulta que el invento tenía sus fallos, y que lo de alto riesgo no era una frase sino exactamente eso: alto riesgo de verdad. Y entonces todo el tinglado se va a tomar por el saco. Y esos fondos especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la economía mundial, muestran su lado negro. Y entonces, ¡oh, prodigio!, mientras que los beneficios eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los que especulaban con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no.

Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly, recaen directamente sobre las espaldas de todos nosotros. Entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son colectivos, y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de emergencia y con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de la Bernarda..

Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la paga con su pellejo, con sus ahorros, y a veces con su puesto de trabajo, Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida.

Eso es lo que viene, me temo. Nadie perdonará un duro de la deuda externa de países pobres, pero nunca faltarán fondos para tapar agujeros de especuladores y canallas que juegan a la ruleta rusa en cabeza ajena.

Así que podemos ir amarrándonos los machos. Ése es el panorama que los amos de la economía mundial nos deparan, con el cuento de tanto neoliberalismo económico y tanta mierda, de tanta especulación y de tanta poca vergüenza.

17.4.09

Atrapados por la corriente...


Llevo semanas sin salir de casa...

Ya no sabía cuantas horas llevaba sin dormir. Tirado en el sofá, con un buen suministro de marihuana, había visto como la noche se había transformado en mañana, y la mañana en tarde. Mi propia miseria se había expandido a mi vida social, y como resultado, la soledad y el aislaminto eran mis únicos acompañantes en el viaje. Hacia meses que había aceptado mi depresión, estaba viviendo atrapado en mi propia burbuja de mierda, sin tener fuerzas ni valor para salir corriendo. La tímida luz que entraba por la rendija de la persiana me insinuaba que existía algo fuera, pero yo recordaba que no era nada que me gustase, y solo la necesidad de consumir mi anestesia mental me hacía salir de vez en cuando.
Cogí lo primero que vi tirado en el suelo de mi habitación, los 100 últimos euros que quedaban en el cajón de la mesa de noche y las llaves, sin preocuparme ni del móvil (estaba apagado) ni de la cartera, no los necesitaba. Al llegar a la puerta, recordé que no estaba preparado para enfrentarme directamente a la luz del sol, así que volví a por mis gafas. En el suelo, junto a ellas, un pequeño papel anunciaba: Jk 9042 Próximo sábado, 7:00...
Al abrir la puerta del portal de mi edificio encontré la calle distinta, el ambiente parecía estar más viciado de lo normal, el aire se hacia difícil de respirar. Empiezo a caminar y siento que algo extraño estaba ocurriendo, las calles estaba completamente desiertas, el tiempo parecía haberse detenido y yo era el único que estaba allí para verlo. Ni una sola persona que yo pudiera ver con mis ojos. Decido seguir caminando en dirección al metro con la esperanza de encontrar algo de vida por el camino. Al acercarme a la avenida principal, dejando a tras las solitarias calles de Les Corts, empiezo a oír un leve murmullo que poco a poco se convierte en un sonido continuo y grave, como el de una multitud en silencio. Giro la esquina, y me tranquilizo al ver que la avenida está llena de gente. Pero mientras me voy acercando, compruebo que nada allí es normal.
Todos visten igual, de color rojo. Caminan de forma acelerada y mirando hacia el suelo, nadie parece advertir mi presencia, todos parecen compenetrados y completamente seguros de su dirección. No hay coches, ni ningún otro medio de trasporte, solo una masa humana completamente ordenada.
Alzo la vista, y las fachadas de los edificios son absolutamente monótonas, como una pared de nichos en un cementerio. Parece que el ser humano se ha convertido en una máquina que habita en cajas apiladas para el almacenaje.
Bajo la vista y me doy cuenta de que estoy totalmente desnudo..., me sonrojo, pero al instante confirmo que para esas personas yo no existo. No estoy ahí, me ignoran completamente.
No puedo salir del asombro y empiezo a sentirme angustiado, pero algo cambia. Siento un roce en mi espalda, me giro y veo una chica morena y muy atractiva que también está desnuda.
- ¿Sabes que esta pasando? - Me pregunta...
Yo intento contestarle, pero por algún extraño motivo no puedo pronunciar palabra. Intento moverme, pero tampoco puedo.
Desde el otro lado de la calle, una persona se acerca. Viste de negro, y lleva un traje rojo en cada mano. Al llegar a donde estamos, me mira con una sonrisa en la cara y me dice: No intentes moverte, ya estás atrapado...

...Me despierto,
7 45 am. - Joder, he vuelto a perder el puto avión.-
Me levanto a toda prisa, cojo las maletas y salgo corriendo hacia el aeropuerto. De camino hacia AV. Madrid para coger un taxi, recuerdo el extraño sueño que había tenido la noche anterior, pues transcurría en aquella calle. Evidentemente, ahora todo era normal, aunque los aburridos edificios volvieron a decepcionarme como siempre.
Me subo al taxi, e indico la dirección. El taxista me mira, y por un momento, percibo que se desprende sabiduría en él. Arranca y yo pierdo mi vista en el transcurrir de la ciudad. Me sentía calmado y relajado por volver a casa, pero unos metros más alante, una visión hizo que un escalofrío me recorriera todo el cuerpo. Era la chica del sueño, caminaba por la calle con un vestido rojo y la cabeza gacha. Al fijarme en su rostro, pude ver como las lagrimas brotaban de sus ojos, ni siquiera me miró. En ese momento, el taxista se volvió hacia mi y me dijo: Esto es la realidad, aquí estás atrapado de verdad...

16.4.09

Algo sobre el más buscado de los sentimientos...

No se como he llegado aquí...

Te pasas la vida buscando este lugar y cuando al fin lo encuentras, no sabes donde estás hasta que empiezas a percibir el mundo de otra forma. De repente, las cosas más insignificantes se vuelven atractivas y adorables, las personas que te hacían vomitar con su airado comportamiento, ahora te producen un leve sentimiento de pena. Sin saber como, has cambiado el rumbo. Vas por un camino común, donde otro ser camina en paralelo manteniendo el mismo paso que tu. Al principio no sabes quien es esa persona, y probablemente nunca lo sabrás del todo, pero decides tirarte a la piscina igualmente, por que existe un inexplicable sentimiento de atracción que no habías sentido antes.

Este inesperado camino asusta, nunca habías pisado sobre él, es totalmente desconocido y te produce una incertidumbre que te acompaña todo el día, hasta el punto de acabar disfrutando de ella. No sabes que encontrarás después del próximo árbol, ni hacia donde girará tu acompañante en la próxima bifurcación, pero la emoción producida por el más bello de los sentimientos te impulsa hacia delante con más fuerza que nunca...

Al mirar a los lados, compruebas que los colores tienen un brillo especial, el mundo transcurre más despacio, en ocasiones tienes la impresión de poder poner en cámara lenta el reloj de la vida y ver las cosas con todo detalle. Inexplicablemente, tu boca tiene unos dos centímetros más de ancho a lo largo del día. Es inevitable sonreír, pues los problemas carecen de importancia y todo lo que se encuentra a tu alrededor es bello y puro. Su simple visión, ese brillo en los ojos del cual eres responsable, consigue que pierdas de vista la realidad y te sumerjas, con el movimiento de su pelo, en la más profunda ensoñación.

Mira al cielo y da las gracias, eres afortunado, estás enamorado...


A petición de Jose García González, un ser enamorado...

14.4.09

La pérdida de la esperanza...

Anoche tuve una pesadilla horrible...

Soñé que nos veíamos después de 4 meses y tu me decías que ibas a casarte. No se si voy a ser capaz de afrontar esto, no se cuanto tiempo voy a seguir pensando en ti. Se que perdí mi oportunidad y tu seguiste tu camino, pero quiero que sepas que si el sexo se vuelve rutinario y el matrimonio aburrido, yo siempre estaré ahí... Ya no puedo evitar que formes parte de mi.
...Siempre estarás en mis recuerdos...

"Incluso en estos tiempos
en los que soy feliz de otra manera,
todos los días tienen ese instante
en que me jugaría la primavera

por tenerte delante.

Incluso en estos tiempos
de volver a reír con los amigos,
todos los días tienen ese rato
en el que respirar es un ingrato
deber para conmigo.
"

13.4.09

Influencias

Supongamos por un momento que de golpe y porrazo, se borraran todas nuestras ideas preconcebidas, todos nuestro prejuicios, todos esos conceptos sobre el bien y el mal que nuestras sociedad ha construido a lo largo de la historia, dejando a cada individuo totalmente libre para establecer sus propias normas, sus propias conclusiones en la vida. ¿que pasaría? ¿reinaría el caos más absoluto, o se solucionarían todos los problemas debido a que por genética llegaríamos a las mismas conclusiones?
Me gustaría pensar que como mínimo dejaríamos de ser tan idiotas...
Toda la información que recibimos esta destinada a la manipulación, al consumo, a llevarnos por un camino prefabricado por personas que pretenden condicionar nuestras vidas desde la sombra que les proporcionan los medios de comunicación. Estudian como contarnos la verdad a medias, como hacernos pensar como ellos quieren que pensemos, como hacernos mirar hacia otro lado a través de el entretenimiento. Nos han taladrado tanto el cerebro que hemos asumido que la Coca-Cola produce felicidad. He llegado a plantearme la posibilidad de mandar toneladas y toneladas de este producto a los países del tercer mundo... Seguramente, el simple efecto que les produce, les haría olvidarse del hambre y demás miserias que viven día a día.
Ya no se que pensar...
Aunque no lo parezca, tengo fe en la especie humana y por eso creo que sin todas las influencias exteriores podríamos llegar a ser mejores personas. Creo que deberíamos replantearnos todas esas creencias sociales absurdas y desfasadas, deberíamos atentar contra los cimientos de nuestra moral para demostrar lo inmensamente equivocados que estamos al juzgar ciertas actitudes.
Solo el miedo y la ignorancia hacen vulnerables a las personas, por eso deberíamos quitarnos el velo de la cara para empezar a vivir con el corazón, y a percibir con la razón.

3.4.09

Nunca quiere hacerse de día...


No puedo dormir...
La vida distribuye los tiempos a su antojo, sería perfecto poder manejar el supremo efímero, pero él, hace lo que le da la gana con nosotros. No es que lo bueno dure poco, es que el tiempo pasa más deprisa cuando tenemos la oportunidad de disfrutar. Curiosamente, nunca quiere hacerse de día cuando la soledad inunda tu vida.
He descubierto un ferviente amor por el sufrimiento, que cada vez me hace más fuerte inexplicablemente. Pero no es un sufrimiento común, es algo que tiene que ver conmigo mismo y con la sensibilidad que he desarrollado en la vida. Yo puedo verlo, tengo los ojos muy abierto y cada vez me gusta menos lo que percibo. No se si soy una variación en la secuencia, pero de lo que si estoy seguro es de que la secuencia cada vez apesta más. Puedo percibir el olor a putrefacción desde hace ya tiempo.
¿Soy el único que lo siente y que se siente como una mierda por ello, o a caso estoy completamente equivocado?
Siempre he sido un ser precoz, las cosas que viví a temprana edad me hicieron normalizar visiones y sensaciones que para muchas otras personas resultarían impactantes. Resulta “esperanzador” comprobar que casi nada te sorprende. He pasado a otra fase, esa donde el cómo es más importante que lo ocurrido... esa donde las cosas insignificantes para la mayoría, se vuelven un rió de pensamientos en mi persona. He llegado a un momento de mi vida, donde creo ser capaz de ver más allá de las simples apariencias. Desde luego no soy una persona normal y pensándolo un poco, siempre he intentado no serlo. Siempre he luchado contracorriente.
Este amor por el sufrimiento y esta lucha constante ha empezado a formar parte de mi vida, y están tan arraigadas que la mayoría de noches me gustaría que nunca llegara el alba. Parece contradictorio pero me siento mejor divagando en la soledad de mi habitación, que en una discoteca llena de gente vacía.
Soy yo el que no quiere que se haga de día. Con la mañana llega la realidad, el estrés, las personas que han olvidado lo que querían ser y luchan simplemente por sobrevivir. Con la mañana llega un mundo que se autodestruye a si mismo conscientemente. De día somo esclavos de nuestras vidas, de noche puedes elegir dormir, o ser libre...
Una mañana de aturdimiento es mejor que una noche que cae en el olvido.